HOME

HUELLA HÍDRICA EN VINOS: EL CASO DE BODEGA TRIVENTO QUE PERMITE SOÑAR CON UN FUTURO MEJOR

Reducir la cantidad de agua empleada en le elaboración vinos es un desafío que permite soñar con un futuro mejor. Bodegas como Trivento marcan la tendencia ¿De qué manera?

30.08.2019 / Joaquin Hidalgo

Todos los días nos llegan noticias del cambio climático y de las amenazas que enfrenará la humanidad de no ajustar el modelo de producción y consumo a uno más racional. Y, sin embargo, son pocas las acciones que a diario tomamos para llegar a esos objetivos. Personas y empresas por igual. 

Por suerte, algunas personas y empresas están siendo parte de un cambio. Mientras que la Organización de Naciones Unidas lanzó en 2017 su programa de 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible, algunas organizaciones se hicieron rápidamente eco de ellas. Bodega Trivento está entre ellas

El problema del agua
El sexto objetivo de la ONU, es “agua limpia y saneamiento”. Dice la organización en su diagnóstico que “el reparto del agua no es el adecuado y para el año 2050 se espera que al menos un 25% de la población mundial viva en un país afectado por escasez crónica y reiterada de agua dulce. La sequía afecta a algunos de los países más pobres del mundo, recrudece el hambre y la desnutrición”. Asimismo, siempre según la ONU, “la escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial y se prevé que este porcentaje aumente.

Más de 1700 millones de personas viven actualmente en cuencas fluviales en las que el consumo de agua supera la recarga”. Además, “más del 80% de las aguas residuales resultantes de actividades humanas se vierten en los ríos o el mar sin ningún tratamiento, lo que provoca su contaminación”. Mientras que “aproximadamente el 70% de todas las aguas extraídas de los ríos, lagos y acuíferos se utilizan para el riego”.

Trivento y el agua
Ajustar el consumo de agua resulta ser uno de los requisitos clave para la sustentabilidad en el futuro. Como parte de un plan de adecuación a sus objetivos a los de la ONU, empresas como Concha y Toro y Trivento se lanzaron a ajustar el consumo de agua. Esta última, se propuso disminuir un 30% su consumo de agua en elaboración de vinos para el año 2023.
“Creemos que estaremos cumpliendo la meta este año”, sostiene Marcos Jofré Gerente de Operación Enológicas de Trivento. “Cuando arrancamos con el plan en 2017, en la bodega usábamos 13,3 litros de agua por litro de vino. Hoy estamos ya en los 8,85 litros. Eso, sin contar que en una de nuestras bodegas hemos llegado a reducirlo a 3,46 litros de agua por litro de vino”, sintetiza.

Para conseguir ajustar la huella hídrica –ni más ni menos que la cantidad de agua que se emplea para cualquier cosa: desde la vida personal a la elaboración de vinos– la compañía desarrolló un ambicioso plan de inversiones a contar de 2017. Nada más en 2019 y con la compra de una máquina llamada Clean In Place, que reutiliza el agua de los lavados de máquinas y sus detergentes hasta diez veces, invirtieron 670 mil dólares. Asimismo, incorporaron dos herramientas claves. Una, el tratamiento de efluentes hasta convertirlos en agua viable para riego –cosa que realizan en la finca de la localidad de Tres Porteñas– usando tecnología de punta. Otra, incorporando maquinaria de higiene en bodega, donde actualmente emplean cinco litros de agua por cada 2500 metros cuadrados de superficie higienizada; al mismo tiempo que generan una cultura interna del consumo de agua: desde capacitación al personal en el uso responsable a gatillos automáticos para el cierre de mangueras.

Pero no sólo en la bodega donde se evidencia el compromiso de Trivento por disminuir su huella hídrica en vinos. La compañía tiene 1600 hectáreas de vid plantadas, todas con riego por goteo. Trabajando en el rediseño de los equipos de riego y en los modelos de restricción para variedades y suelos, también logran reducir el aporte de agua al mínimo requerido para la calidad de los vinos que elaboran. Marcos Jofré lo pone en blanco sobre negro: “desde hace dos años comenzamos a medir todos nuestros consumos de agua por proceso y así logramos saber dónde están nuestros consumos y dónde ajustarlos al máximo.

Con todo, el trabajo fuerte está en la cultura acompañada por inversión, equipamiento y capacitación”. El problema del agua, sin embargo, conlleva otros problemas: uso de energía, contaminación de suelos y uso recursos escasos. Es por ello que no puede tratarse de una acción aislada. En Trivento lo tienen claro. Además de trabajar en el objetivo de aguas saneadas, están alineados en los otros dos objetivos más de los propuestos por la ONU, como Educación de Calidad y Acción por el Clima. En el futuro sumarán más.

ÚLTIMAS NOTICIAS

...
TRIVENTO PREMIADA POR LA ASOCIACIÓN DE EJECUTIVOS DE MENDOZA

AEM entregó el pasado viernes los premios a las empresas, ejecutivos y proyectos destacados del 2019, durante la Fiesta Anual de Premiación Empresaria. Trivento compartió junto a Bodega Bianchi el reconocimiento a Empresa del Sector Vitivinícola.